El Operativo de Seguridad en Playas inició con los trabajadores cumpliendo con sus funciones. Sin embargo, los reclamos que los mantuvieron en alerta desde hace más de un mes, siguen sin resolverse. Aseguran que faltan elementos básicos de botiquín y los 87 puestos de trabajo siguen sin restablecerse.

La temporada 2018-2019 está a la vuelta de la esquina y los guardavidas comenzaron a ocupar sus puestos de trabajo en las playas marplatenses a partir de esta semana.

Pero, los reclamos que mantuvieron a la Asociación Mutual de Guardavidas presente en las calles y con sentidas manifestaciones, no tuvieron cauce por parte de la gestión Arroyo. Según manifestaron en las redes sociales y a la prensa, preocupa que no haya habido respuestas favorables.

A través de su cuenta de Twitter, Luciano Grimaldi, referente de la Unión Guardavidas Agremiados (UGA), dijo que “somos conscientes de la difícil realidad que nos está tocando pasar” y que “tenemos que seguir buscando fortalecer la voluntad de consensuar un plan de lucha frente a las políticas de estado que atentan contra nuestros derechos”.

En este sentido, aseguraron que parece ya algo cotidiano que falten elementos de seguridad que completan el botiquín o desfibriladores. A esta importante falta hay que agregarle el conflicto no resuelto en la situación laboral de 87 trabajadores. Fue noticia y fue polémica la decisión del Secretario de Hacienda, Hernán Mourelle, de no renovar el contrato con la Mutual.

Según dijeron, los puestos laborales no serán ocupados y aún se espera que haya nuevas definiciones por parte de Mourelle, que no parece dar marcha atrás. Ante la situación, Grimaldi dijo que es menester “Estar unidos para tener un operativo de seguridad en playas sustentable y eficiente” y agregó que para ello, “es necesaria una municipalización del servicio de guardavidas”, relevando la difícil situación y las diferencias entre la gestión público privada.