De forma inesperada, Patricia Leniz no concurrió a la reunión pactada con los acampantes, a pesar de que el concejal Loria aseguró en la sesión del Concejo Deliberante que iban a recibirlos. Se reunieron con Schutrumpf pero no hubo respuestas.

Si alguien quiere calentar los humos en alguna situación tensa, nada ayuda más que faltar a la palabra; eso fue lo que pasó hoy. Los movimientos que vienen acampando por más de 12 días en frente al Municipio esperaban con ansias la reunión de hoy a las 10 organizada por la Comuna.

En la última sesión, y luego de varios días de protesta, referentes barriales ingresaron al recinto para pedir una audiencia e insistieron: “Estamos acá porque tenemos hambre”. La respuesta del oficialismo (en la voz de Mauricio Loria) fue una reunión pautada para hoy con la secretaria de Desarrollo Social, Patricia Leniz. “Les prometemos que va a estar, es mi palabra”, aseguró ese día el edil arroyista.

Pero al llegar a casi al mediodía, los manifestantes entendieron que los estaban plantando. Es por eso que la bronca no tardó en llegar y decidieron ocupar el recinto del Concejo. Ahí mismo se encontraron con el presidente del cuerpo, Guillermo Saenz Saralegui que fue quien firmó el visto bueno para que se haga esta reunión.

Visiblemente molesto por esta situación, Saralegui se argumentó diciendo: “Con arroyo estoy peleado, ya no me da más pelota”. Parece un chiste pero no los es.

A pesar de lo acordado, la reunión fue mucho más tardía, y sólo con el subsecretario del área, Guillermo Schutrumpf, quien brindó escasas palabras y soluciones, por lo que el acampe sigue.

Más allá del debate sobre el tipo de reclamo, la realidad demuestra que la Mar del Plata más profunda no la está pasando nada bien. El hambre crece enormemente en las barriadas y son estas organizaciones que, como pueden ayudan a palear el hambre de dos maneras: en sus comedores y merenderos, y luchando para conseguir trabajo o paliativos a esta terrible situación.